Hidrógeno como fuente de energía en los centros de datos

Células de hidrógeno alternativa al diésel en los centros de datos

La sostenibilidad y la eficiencia energética son dos de los factores que más han marcado la trayectoria de los centros de datos en los últimos años. El compromiso para alcanzar una energía limpia y libre de emisiones de carbono ha llevado a la industria a explorar nuevos caminos. Uno de ellos es el uso de células de hidrógeno como alternativa al diésel para los centros de datos. En concreto, como fuente de energía de respaldo.

Hidrógeno para obtener energía de respaldo

Tradicionalmente, los sistemas de suministro eléctrico de emergencia en los centros de datos se han basado en soluciones diésel. Estos sistemas se activan cuando hay una parada o fallo de abastecimiento y conforman el pilar de la alimentación auxiliar de un centro de datos. Son un componente crítico puesto que garantizan la disponibilidad de los equipos, instalaciones e infraestructuras.

Son los llamados equipos redundantes, que se alimentan de combustibles fósiles y, que chocan con la línea de sostenibilidad y objetivos de emisiones cero que se ha marcado la industria. La búsqueda de tecnologías más eficientes y de fuentes de energía renovables ha sido una constante en los últimos años. Muchos de los gigantes tecnológicos  se han marcado como objetivo ser negativos en carbono para 2030 y eliminar su dependencia del combustible diésel para esta fecha.

Diésel como fuente energía en centro de datos

Es el caso de Microsoft que ha estado trabajando con células de hidrógeno para suministrar energía a sus servidores del centro de datos durante 48 horas consecutivas.

Prueba de células de hidrógeno, proyecto pionero

El experimento de Microsoft ha logrado alimentar una fila entera de servidores de centros de datos durante 48 horas seguidas y esto para la industria supone un hito muy importante por dos razones.

  • Permitiría prescindir de los generadores diésel, muy costosos y con poca vida útil
  • Permitiría la consecución del objetivo cero emisiones en carbono.

Pero, ¿Por qué ahora? Por un lado, porque desde hace unos años el precio del hidrógeno ha caído en picado y ahora sí que es una alternativa económica viable a los generadores de reserva alimentados por diésel y, por otro, porque ahora la tecnología está más desarrollada.

Según ha compartido Microsoft, la tecnología utilizada consiste en un sistema que separa las moléculas de oxígeno e hidrógeno contenidas en el agua, generando  corriente eléctrica.

De momento, es una prueba, pero abre el camino para la generación de una fuente de energía limpia y en línea con los objetivos de sostenibilidad y emisiones cero que podría marcar el futuro de la industria.

 

 

 

 

 

 

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Call Now Button