gas refrigerante R32

R32: guía para entender este nuevo gas refrigerante

R-32 es un nuevo gas refrigerante. Con un bajo índice de potencial de calentamiento atmosférico (PCA .GWP) y una mayor eficiencia en la transmisión de calor, está acaparando el interés de fabricantes e industria. Pero, ¿Qué tiene de nuevo este gas? ¿Cuáles son sus ventajas con los anteriormente utilizados? ¿Y la normativa vigente? Sigue leyendo, te explicamos todo en este post.

¿Qué es el gas R-32?

El gas R-32 es un nuevo gas refrigerante de tipo HFC – hidrofluorocarbonos – con un potencial de calentamiento global más bajo que su predecesor el R410. Comparados con otros gases refrigerantes utilizados en el mercado,  el R32 además transmite el calor de una manera más eficiente y puede reducir el consumo de electricidad hasta aproximadamente un 10% en comparación con los acondicionadores de aire que usan refrigerante R-22.

Gas R32 bajo potencial calentamiento global

Estas son otras de las características que definen el R32:

  • El gas R-32 es un gas 100% puro, lo que simplifica su reciclado y reutilización.
  • El gas R32 supone un menor coste y mayor ahorro: utiliza entre un 20% – 30% menos refrigerante que el R410
  • 75% menos de impacto en el calentamiento global: El potencial de calentamiento global del R-32 es de 675 mientras que el R410 es de 2090.
  • Tiene impacto cero en la capa de ozono.
Gas refrigerante R32- R410 comparativa

Fuente: Panasonic

Todas estas ventajas han centrado el interés y la atención en este gas como refrigerante para equipos de aire acondicionado, tanto para instalaciones industriales como para equipos domésticos.

Normativa vigente

Desde la Normativa Europea CE 517/2014, que iniciaba la senda para la búsqueda de refrigerantes menos contaminantes, se ha planteado la progresiva reducción de emisiones con efecto invernadero. Esta normativa, que entró en vigor en 2015,  plantea la sustitución de los gases fluorados por otro tipo de gases con menor potencial de calentamiento atmosférico (PCA o GWP, por su terminología inglesa) antes de 2030.

Más recientemente, el pasado 1 de julio de 2019, el Ministerio de Industria aprobó la normativa que modifica la categorización del gas refrigerante R32 a gas de baja toxicidad y baja inflamabilidad.

Dicha actualización ya se encuentra vigente en el Reglamento de Seguridad de las Instalaciones Frigoríficas de la Comisión Europea que lo regula, y que puede consultar en el siguiente enlace.

Los cambios con respecto a la anterior normativa son los siguientes:

A parte de clasificar el gas R32 en un refrigerante A2L de baja inflamabilidad y toxicidad, se establecen los siguientes puntos:

  • Se puede instalar por un instalador de Nivel 1.
  • Desaparece la exigencia al instalador de disponer de un Seguro de Responsabilidad Civil de 900.000 €.
  • Igualmente también se elimina la exigencia de la disposición por parte del técnico de un Seguro de Responsabilidad Civil de 500.000 €.
  • El mantenimiento de la instalación de cualquier aire acondicionado con el gas R32 podrá también realizarse con un instalador de Nivel 1.
  • La instalaciones con gas R32 ya no precisan de la elaboración de un proyecto suscrito por un técnico con la titulación pertinente. Sólo es necesaria una memoria técnica y la documentación indicada en el Anexo número 21 que se incluye en el nuevo Reglamento.
  • También se ha incrementado el límite inferior de inflamabilidad de 0,27 a 0,307 kg/m³.
  • Se dejará un plazo de tres años desde la entrada en vigor donde se permitirá legalizar las instalaciones realizadas anteriormente con refrigerantes como el R32.
  • También se ha modificado la carga máxima de los equipos. En locales de acceso masivo (residencial, hoteles…) se ha incrementado desde 2,5 kg hasta 12 kg. Y en los locales de acceso restringido ha pasado de 10 kg de carga máxima hasta los 12 kg.

Nuevos refrigerantes, menos calentamiento global

Por delante hay un debate sobre la nueva generación de refrigerantes. Los refrigerantes de hoy son a menudo mil veces más contaminantes que el dióxido de carbono (CO2)Hace unos años, el principal objetivo era la protección de la capa de ozono. Ahora, además, se busca gases con un bajo potencial de calentamiento atmosférico. Las prioridades para una menor huella en el planeta van cambiando y la búsqueda de soluciones también.  De momento, conseguir un  PCA de 650 parece positivo, pero quizá dentro de unos años, también se considere un índice alto y se buscarán nuevas alternativas.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Call Now Button